‘Oye mi radio’ busca colaboradores en la APC

El próximo jueves día 2 de noviembre de 2017, a las 13:00h de la tarde en el salón de la Asociación de la Prensa de Cádiz, presentaremos la plataforma tecnológica “OYE MI RADIO” y las posibilidades de colaboración que se pueden establecer con los periodistas de la APC.

En dicha presentación se enseñará en que consiste la plataforma y las posibilidades de trabajo remunerado que genera.

Aunque en este momento en Andalucía estamos en fase inicial, comenzando a localizar los Centros Educativos y potenciales clientes que estén interesados en la plataforma, las acciones realizadas han recibido una respuesta importante de estos centros y se están acordando las futuras colaboraciones planificando actividades formativas de extraescolar.

Aún así, es importante dejar claro que estamos en dicha fase de inicio por lo que se necesita el tiempo necesario para dar a conocer de la manera más correcta y eficiente posible la plataforma, para así poder cerrar los acuerdos con todos aquellos centros que concluyan manifestando su interés en la misma.

La introducción de la radio en la escuela abre un abanico de posibilidades didácticas y de recursos transversales muy extenso,“Oye mi voz, en la radio” es un curso formativo, basado en una metodología creada por especialistas y profesionales del ámbito de la comunicación y la enseñanza como una herramienta didáctica que pretende mejorar la locución de los alumnos para conseguir en ellos una mejora significativa en su expresión oral, con la claridad suficiente como para que consigan también ampliar el léxico de su vocabulario.

El Colegio Profesional de Periodistas acusa a la UCA de “estafar” a los periodistas por ofertar un máster que no les servirá para nada

  • El colectivo exige a la Junta de Andalucía y al Gobierno Central que vuelvan a permitir a los periodistas dar clases de Lengua Española y Literatura

La Demarcación de Cádiz del Colegio de Periodistas de Andalucía exige a la Universidad de Cádiz que explique por qué continúa ofertando a licenciados y graduados en Periodismo y Comunicación Audiovisual el Máster Universitario en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas (MAES) en la especialidad en Lengua Española y Literatura, a sabiendas que la normativa estatal y regional no permiten desde el curso pasado ejercer la docencia para la que dicho máster supuestamente capacita.

Asimismo, exigen a la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía que vuelva a permitir que los periodistas en posesión de dicho Máster o del Curso de Adaptación Pedagógica (CAP) puedan dar clases de Lengua y Literatura en los centros privados y concertados, así como que puedan participar en las convocatorias de bolsas ordinarias y extraordinarias abiertas por la Junta de Andalucía, algo que no ocurre en la actual convocatoria abierta esta semana. (http://www.juntadeandalucia.es/educacion/portals/web/ced/normativa/-/normativas/detalle/resolucion-de-9-de-octubre-de-2017-de-la-direccion-general-de-profesorado-y-gestion-de-recursos-humanos-por-la-que-se).

Por último, solicitan al Ministerio de Educación que modifique el Real Decreto 665/2015 que, tal y como hacía su antecesor el Real Decreto 860/2010, vuelve a impedir a los periodistas dar clases de Lengua y Literatura, algo que se hacía con normalidad antes de 2010 en todo el territorio español.

La no aplicación de la normativa estatal por parte de la Junta de Andalucía hasta el curso 2016/2017 hizo que los periodistas que tuvieran el CAP o el MAES pudieran dar clases de Lengua Española y Literatura tanto en los centros privados y concertados como en los públicos, estos últimos tras superar las oposiciones.

Sin embargo, y aunque se ha respetado a aquellos periodistas que ya llevaban años dando clases antes de 2015, son miles los licenciados o graduados en Periodismo que han cursado el CAP o el MAES y ven ahora cómo son despedidos, cómo se les impide participar en las bolsas abiertas por la Consejería o cómo se les rechaza en los centros privados y concertados al no cumplir con la normativa.

El CPPA en Cádiz considera que estos periodistas sufren una triple traición. Por parte de las universidades públicas andaluzas, que les ofertan un máster, con el consiguiente gasto inútil de dinero, esfuerzo, tiempo y frustración, que luego no les sirve para nada. Por parte de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía que aplica ahora una norma estatal que antes no cumplía y con la que dice no estar de acuerdo. Y por parte del actual Gobierno central del PP que en su Real Decreto 665/2015 no incluye la licenciatura o grado de Periodismo como titulación necesaria para dar clases de Lengua española y Literatura, a pesar de que fue el Gobierno socialista el que dejó a los periodistas fuera con el Real Decreto 860/2010, por el que negaba a los periodistas la posibilidad de seguir ejerciendo como profesores de Lengua Española y Literatura –tal y como lo hacían desde la Orden de 24 de julio de 1995-.

Y todo ello a pesar de que el propio Gobierno central, apoyándose en la ley europea, la Directiva 2005/36/CE, permitió a una periodista ejercer en la Unión Europea la docencia en Lengua Española y Literatura creando así un precedente que ahora no aplica en al ámbito nacional.

Nuestra reivindicación es apoyada por el Dictamen del Consejo Escolar de Estado 2/2015 que en su apartado 21 afirma que “Teniendo en cuenta el currículo de estas materias y las asignaturas que conforman el plan de estudios de Periodismo, se considera la formación inicial de estos licenciados para impartir Lengua Castellana y Literatura Universal. Así, el Consejo propone añadir, dentro del Anexo I del Real Decreto 665/2015, en las condiciones para impartir la materia de Lengua Castellana y Literatura Universal: Licenciado en Periodismo”.

Por todo ello, desde la Demarcación de Cádiz del Colegio de Periodistas de Andalucía solicitamos que los periodistas en posesión del MAES en la especialidad de Lengua Española y Literatura o el CAP puedan volver a ejercer la labor docente para la que dicho máster y curso de adaptación pedagógica les capacita.

La junta directiva de la demarcación territorial del CPPA ha recibido el apoyo expreso de su homóloga en la Asociación de la Prensa de Cádiz. Desde la APC se han sumado a las reivindicaciones del colegio y han mostrado su disposición para colaborar en todo lo posible, incluida la difusión entre sus asociados/as de las informaciones remitidas por el CPPA sobre este asunto.

Cabe recordar que la Asociación de la Prensa de Cádiz y la Demarcación en Cádiz del Colegio Profesional de Periodistas tienen suscrito un acuerdo de colaboración por el que, entre otras cosas, los asociados/as que cumplan los requisitos pueden acceder a la colegiación en condiciones ventajosas.

El CPPA es una corporación de derecho público cuyo fin es “defender los intereses de los profesionales, su representación y el correcto ejercicio de la profesión”, según recoge la Ley 1/2012, de 30 de enero, por la que se crea el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía. Pueden colegiarse licenciados/as, graduados/as en Periodismo, Ciencias de la Información y Comunicación Audiovisual.

La APC rechaza el despido de profesionales en el Grupo Joly en la provincia de Cádiz

La Asociación de la Prensa de Cádiz muestra su rechazo al último caso de reducción de plantilla en el Grupo Joly. Se trata de once trabajadores de los cuales ocho de ellos desempeñan su trabajo en Europa Sur y tres de la empresa Federico Joly que presta servicios a Diario de Cádiz y al resto de cabeceras del grupo.

La organización de periodistas lamenta este nuevo golpe al periodismo local. No sólo por lo que afecta a los compañeros que deben dejar su puesto de trabajo, sino porque pone de relieve una necesaria reflexión sobre el modelo de negocio de los medios de comunicación.

El continuo adelgazamiento de las redacciones locales acaba con su principal fortaleza: la cercanía. Los medios que no cuentan con profesionales para contar lo que ocurre en su área de influencia corren el riesgo de perder este contacto con su entorno, y dejar de ser un referente para la ciudadanía.

La APC pide a los responsables de estas decisiones que recapaciten sobre sus consecuencias. El mantenimiento de redacciones fuertes y dotadas suponen una mayor capacidad de posicionamiento y creemos que a la larga es el mejor modo de asegurar la viabilidad de las empresas de comunicación.

Por último, el colectivo desea a los últimos compañeros afectados por estos ajustes la mejor suerte para afrontar su nueva etapa profesional y personal.

Periodistas rechazan la intimidación sufrida por una compañera en la concentración de San Fernando

La Asociación de la Prensa de Cádiz y el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía quieren mostrar un enérgico rechazo a la situación sufrida por una periodista en la cobertura de la manifestación celebrada por la unidad de España el sábado 30 de septiembre, cuando se concentraba frente a las puertas del Ayuntamiento de San Fernando.

La periodista se encontraba tomando imágenes de la concentración con un teléfono para cubrir los hechos, cuando recibió el acoso de al menos dos personas que trataron de intimidarla grabándola con un teléfono móvil y hostigarla en el ejercicio de su trabajo.

Los periodistas somos depositarios del derecho constitucional a la información, y forma nuestro trabajo dejar constancia de los hechos, e informar u opinar de él en libertad, sin coacciones, y respetando criterios de rigor y veracidad.

Es importante distinguir entre un manifestante que acude voluntariamente a una concentración y formar parte de un hecho público, que además persigue la notoriedad y repercusión mediática y el periodista que tiene que cubrirla por obligación profesional, y que no forma parte del hecho noticiable, ni tiene por qué consentir que entre mensajes agresivos se vea grabado y desprotegido de su derecho a la propia imagen. Desde la APC y el CPPA rechazamos estas prácticas intimidatorias, que sin duda pretenden coartar el libre ejercicio de la profesión.

Por último, desde la APC y el CPPA queremos hacer un llamamiento a la calma en estos momentos de tensión y crecimiento de los extremismos y la polaridad de opiniones, que están afectando seriamente al ejercicio de nuestro trabajo, como han denunciado previamente diferentes colegios de periodistas, asociaciones de la prensa o entidades como Reporteros Sin Fronteras, e interpelar a la sociedad y los poderes públicos a que sean respetuosos con el trabajo de quienes tienen la obligación de informar sobre estas situaciones.